9 jun. 2010

Enséñame algo más.


Lo había visto alguna vez en un extraño lugar, lo he mirado fijamente sin saber lo que iba a suceder después.
Lo he mirado tantas veces, sin saber disimular, todo comenzó por un error. Alguna vez pregunto mi nombre, y no importo nada más.

No volví para mirarlo otra vez, él no estaba en mis planes, y supongo yo no estaba en los suyos. Pero como suele suceder constantemente en mi vida, he intentado arriesgar y tan solo por curiosidad. No pensé nunca buscarlo, pero se ha cruzado en mi camino. Y que puedo hacer. 
Caminamos tan despacio sin destino, había reído mucho aquella noche. Esa noche, el miedo y una sensación de no saber que hacer invadieron el lugar. Por primera vez en mi vida me puse a pensar que ya estaba escrito, que todo aquello iba a pasar.Me miraba tan raro y se acercaba lentamente hacia mis 

labios, y dentro de mi, un sigue y un detente, pero fue inevitable. Sucedió
Sentía que no debía estar más a su lado, debía alejarme, más no podía, algo en él me retenía pero así poco a poco nada ya era extraño. Mientras yo miraba a todas partes, el miraba mi rostro y sus manos cercaron las mías. La noche no era mía, la noche no era de los dos.