4 dic. 2010

De casualidades.

Y entonces ahí estabas Tú.
Mientras estaba sentada en aquel mueble esperando
a que el tiempo pasara y que una de mis amigas 
terminara lo que tenia que hacer y poder 
irnos de aquel lugar(largarme).
Apareciste, si ahí estabas tú, en unos segundos
sentado a mi lado, Voltee y lo primero que vi fueron
tus zapatos, era tan tonto aquel momento que no intente 
subir mi mirada y no lo hice si no hasta cuando 
dijiste hola. Yo sentí mis ojos moverse de un lado
al otro y respondí tímidamente hola.Que irónica 
esta vida, llevabas aun después de tanto tiempo mi 
brazalete en tu muñeca derecha, mientras yo me
preguntaba por qué no lo regalaste, lo botaste o 
simplemente me lo devolviste.Entonces fue ahí que
interrumpiste mi pensamiento y pregustaste:
¡Qué tal! ¿cómo has estado?. Atine a responderte 
lo más simple que se me ocurrió. - Pues bien.
No mas,(no quería estar ahí, no quería ni 
siquiera hablarte, me quería ir, alejarme de ti 
en ese momento.). Y no dijimos mas.
Escuche tu nombre en el altavoz de una de las 
ventanillas del lugar, Vaya te tocaba a ti.
Te levantaste del asiento no tan apresurado, me 
miraste y entonaste una sonrisa distinta.
En tanto te acercabas a la ventanilla. Yo estaba de salida.

Y como tantas casualidades de la vida.
Te encontré en donde nunca imaginaria. ;)

2 comentarios:

  1. yo me muero por encontrarme con él, aunque ya ni nos hablemos :/ quiero una casualidad así!

    ResponderEliminar
  2. Si llevaba tu pulsera será porque algo le marcaste no?

    un besitto!=)

    ResponderEliminar

Gracias :)