30 ago. 2011

Fui a caminar ...

Un día desaparezco de casa sin que nadie se dé cuenta...no es que sea difícil salir de casa, pero esa vez fue distinto, porque simplemente me fui sin decir nada, hice lo que el "corazón dictaba“ tome lo que llevaba puesto en el momento, las llaves, dinero, el ipod y un suéter, realmente no sabía a donde me dirigía, simplemente camina por algún lugar de esta loca ciudad, en una tarde, que apenas comenzaba a disfrutar... Estaba sola y mis pasos me llevaron con el mar, una tarde nada peculiar, sentada en la arena frente a un misterio mar...
El sol aún se mantenía radiante, pero con ese toque  invernal, propio de la época..

Llevaba en mis oídos algo de música, esa que siempre hace volver a recordar, ya luego pensaba o al menos trataba de interpretar lo que decía aquel pedazo rojo que se encuentra en mi pecho, eso a lo que  llamamos corazón! 

Siempre he pensado que es difícil escucharlo, que erróneo concepto, pues estando sola en  un lugar en el que aparte de escuchar el sonido de las olas del mar, pude escuchar mi tonto corazón y no me ha costado nada entender lo que siempre ha intentado decirme.

El ocaso empezaba hacerme compañía junto con el ocaso de mis locas esperanzas. Sabía que después de esto tal vez por lo menos mi mundo empezaría, a cambiar…

Pues sin planear le he dado respuestas a muchas de mis preguntas, ahora sé que momentos 
así nunca están demás en mi vida…    

1 comentario:

Gracias :)